jueves, 11 de julio de 2013


COLECCIONISMO DE FIRMAS COMO ESPECIALIDAD DESTACADA EN NOTAFILIA


PRIMERA PARTE: EMISIONES DE 1911 Y PRELIMINAR DE 1929

Fernando Augusto Deheza Zambrana

El coleccionismo de Firmas agrega una nueva dimensión a la Notafilia porque habilita la posibilidad de trabajar en la búsqueda de piezas coleccionables corrientes, la mayoría de muy bajo costo, que por no tener interés numismático para otras especialidades se encuentran al alcance de cualquier  presupuesto sin para nada comprometer por esto su carácter de Coleccionismo Especializado.  Ubicado en un espacio privilegiado de la Notafilia,  podrá ser ilustrado a partir de hoy en artículos sucesivos de nuestro Blog, con una guía elaborada en base a revisión del Estado del Arte, verificación de fuentes e incorporación de actualizaciones extraídas de registros del autor obtenidos de su propia colección, de colecciones privadas conocidas, y de muestras eventuales observadas en el comercio de la especialidad, para ofrecer a los coleccionistas información sobre las diferentes Emisiones de Billetes comprendidas entre los años de 1911 a 1986 excluyendo aquellas en actual circulación.


Conviene destacar que este trabajo requiere se encare un paquete de tareas preliminares cuya realización, para referencia y simplificación de la labor de los coleccionistas, es tema del presente y posteriores artículos: 

En primer lugar se analizan fuentes informativas disponibles para identificar y validar las características de las emisiones en estudio en lo que a cantidad y extensión de series formalmente lanzadas a la circulación se refiere. A continuación se procede a investigar referencias para establecer una aproximación a la identificación de las series de cada corte en cada bloque de cada emisión que poseen el mismo grupo de firmas, por ejemplo en la Emisión de 1911 Contador, Delegado del Gobierno y Director Gerente. Se definen luego los puntos de inflexión en los que una o todas las autoridades firmantes cambia; para que encontrando la serie, sea posible conseguir el billete con el grupo especificado de firmas, sin necesidad de conocerlas inicialmente. Con esta información se procede finalmente a construir la Matriz de Registro de Configuraciones que viene a constituirse en el resumen esquemático del estudio. 



Ilustración 1.- Dos Series consecutivas UU arriba y V V abajo, cambiando de una configuración de firmas (ZEGLER - EZEQUIEL ZUAZO - CARPENTIER) a otra con Delegado de Gobierno diferente (ZEGLER - JORGE E. ZALLES - CARPENTIER) como muestra de un típico Punto de Inflexión 


Se han tomado como referencias bibliográficas, el libro “MONEDAS, MEDALLAS, BILLETES ACCIONES Y DOCUMENTOS BANCARIOS DE BOLIVIA” Edición 1977 de autoría del señor Luis Alberto Asbún-Karmi; el libro “MONEDAS, MEDALLAS Y BILLETES DE BOLIVIA” del Banco Central de Bolivia, así como la “Carta Preliminar de Firmas de Bolivia” (BOLIVIA PRELIMINARY SIGNATURE CHART, 1902-2009). 
Cabe puntualizar que la incorporación de registros nuevos de información al Estado del Arte se encuentra debidamente respaldada por la posesión de las piezas numismáticas correspondientes o por la referencia a la colección que las posee. También interesa mencionar que los datos consignados en los cuadros de registro no serán excluyentes por existir en todo momento la posibilidad de encontrar piezas que aporten información nueva o complementaria a la ya existente. 

Papel Moneda en Bolivia

La génesis de los medios de pago republicanos que se inicia en 1827 con la emisión de monedas de plata acuñadas en la Casa de Moneda de Potosí. No registra el Estado Boliviano sino hasta el año de 1867 la autorización de creación de un organismo emisor de papel moneda, el Banco Boliviano, Mediante Decreto Supremo No. 24-01-1867 firmado por el presidente de la República en Ejercicio, Mariano Donato Muñoz. 

Con posterioridad a la creación de este “Banco Boliviano”, primer ente emisor fiduciario; los gobiernos subsecuentes autorizaron a otras instituciones bancarias la emisión de papel moneda mediante los instrumentos legales correspondientes. Tal es el caso de El Banco Nacional de Bolivia en 1873, el Banco Potosí en 1887, El Banco Francisco Argandoña en 1893, los Bancos de Comercio y Banco Industrial en 1900, el Banco Agrícola en 1903, el Banco Mercantil en 1906, el Banco de Bolivia y Londres en 1909, juntos conocidos genéricamente como “Bancos Privados”; y el Banco de la Nación Boliviana en 1911 con monopolio de emisión bajo supervisión directa y firma de un representante del Estado Boliviano. Es a partir de las emisiones de éste último, predecesor directo del Banco Central de Bolivia creado en 1928 (prácticamente el mismo banco con nombre cambiado), que se registra la participación oficial del Estado en la emisión de papel moneda; y es también a partir de este hecho importante que el coleccionismo considera pertinente iniciar la temática de firmas por contar con información fidedigna de fuentes formales. Este es el origen de la temática de firmas que se ocupa de establecer dentro de todas las emisiones, cortes o denominaciones, bloques de series, series y notas individuales, la identidad de los ejecutivos firmantes y de poseer por lo menos una nota con el registro de cada grupo de firmas.

El alcance del presente trabajo abarca las emisiones del Banco de la Nación Boliviana de 1911 que para fines prácticos denominaremos “Mercurios sin Sobresello “y la Primera Emisión Preliminar de 1929 del Banco Central de Bolivia que llamaremos “Mercurios con Sobresello”. Futuras publicaciones incorporarán artículos similares para las emisiones posteriores. 

EMISIÓN DE 1911

Es una emisión compleja en su estructuración porque en los cortes de 1 y 5 bolivianos presenta siete y seis variedades diferentes de series respectivamente y en la parte de firmas, combinaciones múltiples para una sola serie y varias indeterminaciones. 

Billetes de 1 Boliviano (Ilustración 2) con Series en negro y Números en rojo en la siguiente secuencia: Letra sola mayúscula grande de A a Z. Letra doble mayúscula grande de AA a ZZ. Letra doble mayúscula grande con A constante de AB a AL y completando la serie letra mayúscula más pequeña de AM a AZ. Con Series y Números en rojo, letra mayúscula pequeña acompañada de número de A1 a Z2. Con Series y Números en rojo letra mayúscula pequeña acompañada de número en filigrana diferente de A1 a J1 (sobre esta variedad de filigrana se efectuó el sobresello en la emisión preliminar de 1929). Con Serie en negro y Números en rojo, letra mayúscula grande acompañada de número (Pietro Milani Fabiano con sello de agua al centro) de A1 a Z1.


Ilustración 2.- Seis de las siete variedades de Identificadores de Serie descritos en el párrafo anterior para billetes de 1 boliviano





Billetes de 5 Bolivianos (Ilustración 3) con Series en negro y Números en rojo en la secuencia que se muestra: Letra sola mayúscula grande de A a Z. Letra mayúscula grande acompañada de letra minúscula de Aa a Jj. Letra doble mayúscula pequeña de KK a PP. Con Series y Números en rojo, letra doble mayúscula pequeña de QQ a ZZ. Letra mayúscula pequeña acompañada de número de A1 a D1. Letra mayúscula grande acompañada de número en filigrana diferente de A1 a D1 (sobre esta variedad de filigrana se efectuó el sobresello en la emisión preliminar de 1929).




Ilustración 3.- Seis  variedades de Identificadores de Serie en billetes de 5 bolivianos


En términos de complejidad, la variedad de letra sola mayúscula grande de A a Z, en las Series U y V presenta más de un tipo de firma en el espacio de Delegado. Lo mismo ocurre en la variedad letra mayúscula grande acompañada de letra minúscula Aa a Jj serie Aa, donde los espacios de Contador y Delegado registran diversas firmas, la mayoría de ellas sin identificación, ausentes o borradas, fenómeno que probablemente se explica en probables casos de crisis administrativas con múltiples interinatos ejecutivos. 


Billetes de 10 bolivianos, con Series en negro y Números en rojo, letra sola mayúscula grande de A a K. Con Series y Números en rojo, letra sola mayúscula grande de L a P; presenta como rasgo destacable más de una combinación de firmas en la Serie A.



Ilustración 4.- Billetes de 10 bolivianos con Identificadores de Serie en negro K en la imagen superior y  L en rojo  en la imagen inferior


Billetes de 20 bolivianos, con Series en negro y Números en rojo, letra sola mayúscula grande de A a B. Con Series y Números en rojo, letra sola mayúscula grande de C a D. Letra sola grande A sobre filigrana diferente (sobre esta variedad de filigrana se efectuó el sobresello en la emisión preliminar de 1929); presenta como rasgo notable más de una combinación de firmas en la Serie A filigrana original y una falla (Pesos en lugar de Bolivianos) en la cara externa de las notas de la misma serie. 




Ilustración 5.- Billetes de 20 bolivianos con Identificador de Serie en negro B al centro; Identificador en rojo C arriba; y Serie A Filigrana diferente en la parte inferior




Billetes de 50 bolivianos con solo Serie A en negro y Números en rojo presentando más de una combinación de firmas. 


Ilustración 6.- Billetes de 100 y 50 bolivianos presentando ambos una sola Serie A en negro y varias configuraciones de firmas


Billetes de 100 bolivianos con solo Serie A en negro y Números en rojo presentando varias combinaciones de firmas.




EMISIÓN PRELIMINAR DE 1929

En el año de 1929, como parte de las recomendaciones emitidas por la Misión Norteamericana dirigida por Edwin W. Kemmerer, el gobierno del presidente Hernando Siles dispone la sustitución del Banco de la Nación Boliviana por el Banco Central de Bolivia, con capacidad para emitir papel moneda en forma monopólica.  Es en este contexto que al  inicio de sus operaciones, a falta de material propio, el nuevo banco utiliza material sobrante de su predecesor para lanzar una Emisión Preliminar, con recarga o sobresello en la parte central del anverso que reza: "BANCO CENTRAL DE BOLIVIA" en los Cortes de 1, 5, 10, 20, 50 Y 100 BOLIVIANOS,.  Esta, a diferencia de la de 1911 es una emisión regular sin sobresaltos en su estructura, a cuyas notas por simplificación denominamos “Mercurios con sobresello”.



Ilustración 7.- Billetes sobresellados de la Emisión preliminar de 1829 en los  Cortes de 20, 50 y 100 bolivianos

Billetes de 1 Boliviano   con Series y Números en rojo, letras mayúsculas pequeñas acompañadas de números, de K1 a Z4.

Billetes de 5 Bolivianos   con Series y Números en rojo, letras solas mayúsculas grandes, de    F a U.

Billetes de 10 Bolivianos   con Series y Números en rojo, letras solas mayúsculas grandes, de    A a H.

Billetes de 20 Bolivianos   con Series y Números en rojo, letras solas mayúsculas grandes, de   B a D.

Billetes de 50 bolivianos   con solo Serie A en rojo y números también en rojo. 

Billetes de 100 bolivianos   con solo Serie A en rojo y números también en rojo.




CONCLUSIONES 

La Emisión de 1911 del Banco de la Nación Boliviana es quizás la más compleja en lo que a firmas se refiere por las combinaciones múltiples que registra para una sola serie y por la imposibilidad de identificar algunos personajes firmantes que seguramente tuvieron una actuación fugaz . Este rasgo la hace particularmente interesante porque nunca se sabe en qué momento aparecerá un billete de por ejemplo 5 Bolivianos serie U, V, Aa, etc., con firmas legibles de individuos conocidos, sin identificación o por qué no, de otros nuevos diferentes que aumenten la variedad de las incertidumbres. 

La Emisión Preliminar de 1929 es más tranquila y reposada y a su manera, compensa las dificultades de la anterior ofreciendo facilidades para su reconstrucción. El conjunto de ambas equilibrado y diverso produce muchas expectativas y realizaciones al coleccionista. 

En resumen, el acápite del coleccionismo de firmas que concluye aquí y ha cubierto la Emisión de 1911 a la que por tratar de las mismas notas de banco pero con sobresello, se ha incorporado la preliminar de 1929 que lanzó el Banco Central cuando todavía no había emitido material propio. 

En en una próxima entrada del Blog se tratarán las emisiones completas de 1928 y posteriormente las subsecuentes. 

Glosario 

Emisión: Puesta en circulación de monedas o billetes de curso legal, dispuesta por el Gobierno de un Estado mediante instrumento legal y mecanismos orgánicos, para viabilizar operaciones bancarias, comerciales y financieras nacionales e internacionales.

Corte o denominación: Valor nominal de las notas de banco que componen una emisión orgánica.

Unidad Monetaria: Signo Monetario del País que acompaña a la denominación, susceptible de cambiarse en Oro o Divisas.

Serie: Expresión literal, numeral o alfanumérica que junto con el Corte, identifica el lugar que cada nota ocupa dentro de la Emisión.

Número o Folio: Indicador numérico correlativo impreso que acompaña a la serie en cada nota de banco, la individualiza dentro de la misma y permite cuantificar la serie en su extensión.

Bloque de Series: Agrupación nominal de Series (A a Z; A1 a Z1; A2 a Z2, etc.) para fines de estudio y procesamiento numismático.

Semibloque de Series: Bloque parcial de series (A a L; M a Q, R a Z fraccionado para destacar límites de características al interior del bloque, o la existencia de un bloque incompleto.

Firmas: Signaturas o rúbricas impresas o autógrafas de autoridades de la entidad emisora que otorgan legalidad al documento.


ooooooooooOoooooooooo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada