viernes, 28 de agosto de 2015

C.- ESTUDIO DE FIRMAS (TERCERA PARTE) EMISIÓN DE 1942

Fernando Augusto Deheza Zambrana

El contexto histórico en el que se  produce la Emisión de 1942 difiere poco en antecedentes y eventos sociales, políticos y económicos de los que caracterizaron la Emisión de 1928.

Al derrocamiento del presidente Hernando Siles Reyes en 1930 tras un golpe de estado, y la instalación de un gobierno transitorio encabezado por Carlos Blanco Galindo, sigue la gestión  del presidente electo Daniel Salamanca Urey, intransigente gestor de la Guerra del Chaco derrocado en pleno campo de batalla casi al final de la contienda que deja en 1934 el gobierno en manos de su Vicepresidente y sucesor José Luis Tejada Sorzano, hombre vinculado a la economía y la banca, enérgicamente opuesto a los beneficios desmedidos que percibe el superestado minero.

Continúa en la Post Guerra el gobierno de Daniel Toro Ruilova encumbrado en el poder mediante el golpe de estado que protagonizara Germán Busch en 1936, con una gestión destacable desde el punto de vista económico por la nacionalización de la Standard Oil.

Mediante un segundo golpe de estado gestado y ejecutado por Germán Busch en 1937, Toro es derrocado y reemplazado por este destacado militar que se hace cargo del país en una coyuntura complicada por tensiones políticas y económicas emergentes de la Post Guerra. 

 Luego de la dramática muerte de Busch en agosto de 1939 toma a su cargo el gobierno, por delegación del Ejército, el General Carlos Quintanilla Quiroga, quien ante la presión de la ciudadanía convoca a elecciones en 1940 entregando el poder al electo presidente Enrique Peñaranda del Castillo.

Peñaranda conduce la Nave del Estado entre el 15 de abril de 1940 y el 20 de diciembre de 1943 en medio de fuertes presiones internas y externas derivadas de las demandas de minerales de los países aliados para sostener el esfuerzo de guerra en la Segunda conflagración mundial y las exigencias de mejores condiciones de vida de los sectores mineros y obreros del país. Se destaca en su gestión el diseño de un Plan de Diversificación Productiva, el desarrollo de la infraestructura de comunicaciones, los ajustes económicos para controlar la inflación así como la creación de la Corporación Boliviana de Fomento para impulsar el desarrollo industrial del país.


La Emisión de 1942 surge en este contexto y técnicamente no es otra cosa que una ampliación de la Emisión de 1928 por modificación del Artículo 62 del instrumento legal que ampara esta Emisión cuya transcripción literal es:

ARTÍCULO 62.- . Los billetes del Banco Central de la Nación Boliviana, serán de los siguientes tipos y denominaciones: 5, 10, 20, 50, 100, 500 y 1.000. El Banco cambiará gratuitamente para el público unos tipos por otros de las diferentes denominaciones de sus billetes a la par y a la vista, sin comisión alguna en su oficina principal y en todas sus sucursales.”
Dicha modificación se hace efectiva a través del Decreto Supremo No16-03-1942 de 16 de marzo de 1942 que de manera textual dice:

DECRETO SUPREMO No 16-03-1942 del 16 de Marzo de 1942

MINISTERIO DE HACIENDA

ENRIQUE PEÑARANDA C.

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA

CONSIDERANDO:

Que con motivo de la desvalorización de la moneda, es necesario autorizar al Banco Central de Bolivia para facilitar el movimiento de sus billetes la emisión de billetes de los tipos de 5.000.- y 10.000.- bolivianos;

POR TANTO: con cargo de aprobación legislativa y con el dictamen afirmativo del Consejo de Ministros:

DECRETA:

ARTÍCULO ÚNICO.- Ampliase el Artículo 62 de la Ley Orgánica del Banco Central de Bolivia, de 20 de Julio de 1928, en la forma siguiente: Los billetes del Banco Central de Bolivia serán en los siguientes tipos y denominaciones: 5, 10, 20, 50, 100, 500, 1.000, 5.000 y 10,000, bolivianos. El Banco cambiará gratuitamente para el público unos tipos por otros de las diferentes denominaciones de sus billetes a la par y a la vista, sin comisión alguna, en su oficina principal o en sus sucursales.

El señor Ministro de Estado en el Despacho de Hacienda y Estadística queda encargado de la ejecución y cumplimiento del presente Decreto.

Dado en el Palacio de Gobierno, de la ciudad de La Paz, a los diez y seis días del mes de Marzo de mil novecientos cuarenta y dos años.

E. PEÑARANDA.- Joaquín Espada.- E. Anze Matienzo.- A. Crespo.- R. Rodas Eguino.- A. Vilar.- A. Pinto Escalier.- J. Sanjinés.- F. Rivera.- Tgral. M. Candia

De esta manera, con un Decreto se modifica una Ley que lo único que hace es agregar las denominaciones de 5.000 y 10.000 bolivianos a las autorizadas para la Emisión de 1928.


CARACTERÍSTICAS DE LA EMISIÓN
La Emisión de 1942 es muy breve y simple. Está constituida por  los dos cortes mencionados de 5.000 y 10.000 bolivianos, ambos con una sola Serie A, números en azul de seis dígitos y 6 configuraciones de firmas. Su impresión fue encomenendada encomendada  a la casa WATELOW & SONS LIMITED LONDRES. Todos los billetes poseen una marca de agua en el costado izquierdo con la imagen de Simón Bolivar (la misma de los billetes de 1928), visible solo a trasluz con el billete ligeramente inclinado.

El Corte de 5.000 bolivianos muestra las  características que se presentan a continuación:

Ilustración 1..- Seis configuraciones de firmas conocidas en el Corte de 5000 bolivianos registradas en el mismo orden descendente en el  CUADRO No. 1
(Imágenes gentilmente proporcionadas por el Dr. Grover Caba Gutiérrez)


CUADRO No.1

El corte de 10.000 bolivianos de igual manera presenta las imágenes y firmas que se exponen como sigue::


Ilustración 2..- Seis configuraciones de firmas conocidas en el Corte de 10.000 bolivianos registradas en el mismo orden descendente en el  CUADRO No. 2
(Imágenes gentilmente proporcionadas por el Dr. Grover Caba Gutiérrez)

 CUADRO No.2

CONCLUSIONES
Se desarrolló el trabajo con toda la información disponible iniciando la presentación con un breve puente histórico entre las emisiones de 1928 y 1942 para poner  en contexto el tema  identificando los actores principales  y las circunstancias económicas y políticas del momento.

Resulta singular que ni las guerras ni las revoluciones ni las complejidades de la vida política alteren la relativa calma de los procesos  que administra el Banco Central con operadores que rotan en funciones en y entre gobiernos, con gran regularidad,  aunque evidentemente resulte  difícil a veces identificar funcionarios interinos firmantes designados por gobernantes  de muy breve gestión.
Se declaran como referencias bibliográficas los libros HISTORIA DE BOLIVIA y PRESIDENTES DE BOLIVIA de Carlos Mesa Gisbert y las MEMORIAS DEL BANCO CENTRAL DE BOLIVIA de los años 1928 a 1943. El resto de la información fue extraido del propio material numismatico gentilmente proporcionado por el Dr. Gróver Caba Gutiérrez a quien agradecemos profundamente su cooperación y apoyo.
GRACIAS POR SU VISITA