jueves, 14 de junio de 2018

R.- BANCOS PRIVADOS I.- ANTECEDENTES - BANCO DE SAN CARLOS


Fernando Augusto Deheza Zambrana

El propósito original del autor de este trabajo y del Blog BOLIVIA NUMISMÁTICA fue presentar estudios sobre todas las emisiones oficiales del Banco Central de Bolivia desde 1911 a la fecha dentro de la especialidad notafílica de firmas; pero, habiéndose completado dicho proyecto con el trabajo sobre la última Emisión del Estado Plurinacional de Bolivia, se ha visto por conveniente, a sugerencia de algunos coleccionistas amigos, cubrir también las actividades de la banca privada anteriores a 1911, desde sus orígenes, no con temática de firmas por la escasez de información disponible, sino con detalles históricos, técnicos y gráficos que faciliten la búsqueda e identificación de piezas numismáticas. Con tal propósito se presenta a continuación el primero de una serie de artículos que se publicarán secuencialmente, gracias al apoyo en información e imágenes de destacados miembros de las Sociedades Numismáticas de Bolivia poseedores de las mejores colecciones de billetes del País, pero sobre todo de un generoso espíritu de cooperación que hace posible cualquier emprendimiento. 
Profundo reconocimiento para los señores Dr. Grover Caba Gutiérrez y Lic. Antonio Paz Mendoza por su valiosa ayuda traducida en información importante así como en imágenes de piezas numismáticas de sus notables colecciónes.

ANTECEDENTES 
Bajo el denominativo genérico de “Billetes de Bancos Privados” se conoce a las emisiones fiduciarias circuladas por bancos bolivianos no estatales, comprendidas entre 1867 y 1911, anteriores a la creación del Banco Central de Bolivia. 

La Banca Nacional tiene sus raíces en las de la Banca del Imperio Español cuando la Monarquía enfrentaba la necesidad de atender las servidumbres financieras de la guerra con el Imperio Británico (1779-1783) y la gestión monopólica del rescate, flujo y movimiento de la producción de plata y oro provenientes de las colonias americanas, en conjunto, gestoras de la creación de entes de intermediación financiera así como de mecanismos de emisión de papel moneda y títulos de deuda.

BANCO DE SAN CARLOS
Bajo esta circunstancia, en fecha 2 de junio de 1782, se crea el “Banco Nacional de San Carlos”, instituido en España, como emprendimiento de carácter privado, por el Rey Carlos III sobre un proyecto presentado el 12 de octubre de 1781 por el Conde de Cabarrús, que propone emitir moneda para enfrentar los gastos de la guerra. Sus objetivos iniciales: servir de apoyo financiero al Estado; hacer frente al reembolso de los vales reales en circulación convirtiéndolos en efectivo; gestionar los pagos del Estado en el extranjero; combatir la explotación financiera y usura y; abastecer al ejército y armada en sus requerimientos de vestuario, equipo y alimentos.


Ilustración 1.-Título de Acción del Banco Nacional de San Carlos con facultad de cesión y negociación.

En 1783 se emiten los primeros billetes que se denominan “Cedulas del Banco de San Carlos” con garantía de reembolso inmediato en metálico. Los mismos no tienen el éxito esperado por la abundancia de plata acuñada en circulación. 

En 1785 se incorporan operaciones de intermediación financiera como ser créditos, apertura de cuentas corrientes y depósitos bancarios así como descuento de letras de cambio y pagarés. El banco también recibe el privilegio de la exportación de plata en barras en el periodo de 1784 -1785 del que obtiene grandes beneficios. 

Desde 1800 hasta su liquidación en 1829, la difícil situación por la que atraviesa España influye de forma decisiva en el inevitable hundimiento del Banco de San Carlos. La depreciación de sus acciones por desajustes de administración junto al impacto provocado por inicio de la Guerra de Independencia en las colonias, precipita su amenaza de quiebra. El gobierno forza al banco a conceder adelantos para fines militares y para el abastecimiento de Madrid en un momento en el que se requería la acumulación de reservas líquidas. Con todo y sin embargo, gestionado por un grupo de hombres de negocios de la época, sobrevive a la Guerra de la Independencia manteniendo abiertas sus oficinas de atención al público con actividades reducidas al descuento de letras y pagarés, y a la otorgación de servicios financieros requeridos por el gobierno 

El Banco Nacional de San Carlos fue una institución que no pudo, como se esperaba, promover el desarrollo económico del estado Español. Los recursos de capital con que contó en el momento de su fundación hubieran podido convertirlo en una entidad central de préstamo para el fomento de la industria, el comercio y la agricultura, pero la falta de planificación, deficiente administración y desafortunados criterios de inversión en proyectos de escasa trascendencia, impidieron que se transformara en motor del desarrollo económico del estado. 
Posteriormente, a partir de 1825, en los albores de la república, cuando no existían instituciones bancarias propiamente dichas, fueron cuatro oficinas de rescate localizadas en Potosí, Oruro, La Paz y Tupiza las que cubrieron las finalidades y tareas del (en 1829) abolido Banco de San Carlos.

El Trabajo de Grado del Destacado economista Don Marcelo Diez de Medina Valle nos ilustra sobre este período cuando en el análisis del marco histórico dice: “En 1830, por Ley de la República se convierte a la Oficina de Rescate de La Paz en el Banco de Rescate. Posteriormente en 1834, se realiza el primer intento serio de constituir un banco bajo la denominación de Banco de Descuento y Circulación en Potosí con el fin específico de efectuar descuento de letras. Este banco no llegó a funcionar. Otra iniciativa de esa época fue la creación del Banco de Refacciones que llegó a funcionar por un plazo de cinco años, cuya orientación era el apoyo a las actividades mineras. En 1838 sus actividades se traspasaron a la Casa de Rescates de Potosí. Posteriormente se hicieron otros intentos de organizar bancos como el Banco de la Coca, Banco de la Quina y el Banco Hipotecario que no llegaron a funcionar o tuvieron corta duración; por lo que se puede afirmar que hasta 1867 no existieron bancos propiamente dichos.” 

Corresponde mencionar en la cronología, como antecedente adicional y hecho notable, la emisión de Bonos del Estado de Bolivia (finalmente no emitidos ni cancelados), impresos por la "Compañía Nacional de Billetes de Banco. Nueva York" que realizara el gobierno de Melgarejo en el año de 1870, para cubrir el empréstito por cuatro millones de pesos negociado con la firma inglesa Meiggs, con garantía de los depósitos de guano de Mejillones y destinado a financiar la conversión de la moneda feble, ante la exigencia de mineros y comerciantes.


Ilustración 2.- Letra de crédito del Empréstito de 1870.

La operación  no llegó a consolidarse debido al golpe militar de 1871 que impidió la firma del acuerdo cuando el gobierno revolucionario negara reconocimiento a los actos realizados por la gestión anterior. 


Ilustración 2.- Fracciones de bonos del Empréstito de 1870, de diferentes denominaciones, como muestra más antigua de un documento bancario.

Emisiones Argentinas de Plata Boliviana
Coincidentes con el nacimiento de la banca privada nacional, en el periodo histórico comprendido entre los años 1866 a 1880, las provincias del interior de la República Argentina realizaron emisiones regionales de papel moneda de diferentes cortes y características tomando como denominación y patrón de conversión la “Plata Boliviana” para cubrir la demanda de circulante y los espacios de intermediación bancaria abiertos por la intensa actividad comercial regional en el sur del Perú y norte de la Argentina


Ilustración 3.- Billete de Cuatro Reales Bolivianos emitido en la época por el BANCO OXANDABURU Y GARBINO, En la Provincia Argentina de Gualeguay.

No se consigue información relacionada con el tema ni referencia alguna a posibles acuerdos; convenios; políticas o disposiciones regulatorias u otros mecanismos de coordinación regional vinculada a los procedimientos bancarios de emisión y uso de este material fiduciario.

Se podría pensar que fueron emisiones de papel moneda contratadas por algún gobierno boliviano de la época, pero no fue así. En realidad se trata de emisiones regionales argentinas destinadas a reducir o sustituir la circulación de moneda extranjera en las áreas identificadas de su territorio, que se explican y justifican en la carencia de metal propio acuñado. 
El autor ha dedicado un artículo completo a este tema que puede consultarse en el Blog bajo el título de “Emisiones Argentinas de Plata Boliviana”. 

CONCLUSIONES 
Resulta interesante observar como entre los pliegues de la historia se esconden pequeños acontecimientos que pueden permanecer ocultos y disolverse en el transcurrir del tiempo.
Se hizo un breve resumen de antecedentes de desarrollo de la Banca Privada desde la época colonial hasta los albores de la República, incorporando información histórica que contextualiza el tema.

Se invita a los lectores a acompañar la publicación de los próximos artículos en los que se examinarán en detalle los Bancos Privados y sus emisiones de billetes, en el período comprendido entre los años 1867 y 1911.
BIBLIOGRAFÍA
1.- Enciclonet 3.0 Enciclopedia en Español para Internet - Banco de San Carlos
2.-  Contribución de la Banca Comercial al Desarrollo Económico Nacional,- Luis Marcelo Diez de Medina Valle.- La Paz-Bolivia –2000.
3.- Historia de la Moneda en Bolivia.- Julio Benavides M. – Universidad de Oruro - 1969.
4.- Cronología de los Bancos en Bolivia.- Msc. David Sustachs Núñez- 2011. 



GRACIAS POR SU VISITA

No hay comentarios:

Publicar un comentario